Quizás

12 Sep

Siempre que has estado a punto de rendirte, de hundirte entre las olas, dejar de nadar hacia la superficie, yo he estado ahi para respirar por ti cuando te quedabas sin aire. Siempre lo he hecho, solo que, ahora, sin saber porqué, no se si quiero seguir haciéndolo. Quizás es hora de que respires por ti solo a partir de ahora, y quizas yo deba marcharme para que aprendas cómo hacerlo.

A menudo, lo que más queremos, es lo único que no podemos tener. El deseo nos rompe el corazón, nos extenúa. El deseo puede destruir nuestra vida. Pero aunque desear puede ser algo muy duro, los que más sufren, son los que no saben lo que quieren.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: