Cuentos

15 Jun

Todos conocemos las historias, las historias perfectas. Las que empiezan por un ”erase una vez” y acaban con un ”vivieron felices por siempre”. La verdad es que esas historias no existen. Ya sea el principio el que varia, ya sea el final, pero nunca resultan ser como los relatan. Muchas veces empezamos con una bonita vida, conociendo lo que nos gusta, descartando lo que no nos hace falta, para facilitarnos el camino, el camino hacia el final feliz. Nunca he creido en los cuentos de hadas, nunca he creido que un deseo se haga realidad. Pero aun asi es bonito pensar por un momento que es posible. Que si deseas algo, ya sea un juguete, un amor, o algo verdaderamente especial, a veces ese pensamiento de que es posible, nos ayudan a conseguirlo. Porque finalmente las cosas se logran si ponemos todo nuestro empeño en ello, sin perder la esperanza, creyendo que todo es posible. Siguiendo adelante cometiendo errores y haciendo estupideces, sin importarnos nada. Tan solo vemos nuestro final feliz.

No quiero ser esa cenicienta a quien por primera vez en la historia no le cabe el zapatito, o blanca nieves que al tragarse la manzana no pueda ser resucitada con un beso. Nunca he creido en los cuentos, me gustaban, pero esta claro que no son mas que cuentos.  Pero debo encontrar mi final feliz, debo encontrar mi camino, mi historia y mi ”vivieron felices para siempre”.

Aveces lo tengo tan claro, lo conseguiré. Que dejaré de ser el patito feo y que todo lo que he hecho bien, y todo por lo que he luchado siempre, sea realmente como yo siempre deseé, como el cuento que yo para mí misma escribi.

Pero otras veces, veo que sigo aqui, que esas estrellas fugaces no han sido mas que instantes en el que vez esa luz volar por el cielo y notas como se te acelera el corazón, cierras los ojos y pides ese deseo por tantísima vez, hasta que los vuelves a abrir y vez que todo sigue igual, que la luz que brillaba en el cielo infinito ha desaparecido, y entonces solo te toca volver a luchar y seguir luchando, afrontar todo lo inevitable, haciendo lo posible para que el cuento que escribimos al principio de nuestras vidas para nosotros mismos, tenga el mejor de los finales felices.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: